¿Crees que tus emociones no impactan en tu bolsillo? Protege tu bienestar financiero con estos cinco consejos

Feb 5 / ComfamaPro

Si te has ocupado en conseguir dinero para comprar cosas que no son valiosas, en vez de ponerlo a producir para luego tener el tiempo de disfrutar de tus seres queridos o dedicarte a los asuntos que en realidad son importantes para tu vida, algo estás haciendo mal con tus emociones y con tus finanzas personales.

Jaime Jaramillo, fundador de Finanzas Personales y mentor de la masterclass que lleva el mismo nombre, afirma que los problemas de dinero no se solucionan con dinero, sino con decisiones. Pero estas decisiones deben tomarse a tiempo, porque de lo contrario la vida las va a tomar por ti, y te van a doler.

“Cuando las emociones toman el control de tu dinero, eso termina mal”.

Jaime Jaramillo

Todos tenemos creencias alrededor del dinero que están guardadas en el inconsciente y que se manifiestan en los pensamientos. Por tanto, pensamos en coherencia con esas creencias, dice Jaime, eso se refleja en las acciones que realizamos. Así, si quieres cambiar tus creencias y pensar diferente, tienes que cambiar la forma en la que actúas para obtener resultados diferentes.

El 80 % de las finanzas es emoción y el 20 % conocimiento. Esto significa que tienes que prestarle más atención a tus emociones y a cómo estas interfieren en tus finanzas personales, antes de que aprendas a administrar el dinero que recibes por distintas fuentes.

Algunos de los pasos que Jaime sugiere en la masterclass y que te ayudarán a transformar tu realidad son los siguientes:

Ten un presupuesto:

si no lo haces, nunca vas a poder controlar tu dinero, porque no vas a saber hacia dónde se va, incluso antes de que te llegue, y su destino puede ser distinto al que tú necesitas que se vaya.


“Un presupuesto es eso: un pre-supuesto, porque tienes que hacerlo antes de que te llegue el dinero. De lo contrario será un pos-supuesto, cuando ya te lo has gastado”.

Jaime Jaramillo

Mira en profundidad tus finanzas y no te dejes ganar por el miedo: muchas personas suelen responder que para qué revisar sus cuentas si todo está bien, pero en realidad están pensando con la razón y no con la emoción. Que no te dé miedo enfrentarte a tu realidad financiera, no la ignores. Y si va mal, no la niegues. Hay emociones que no son cómodas, es cierto, pero hay que afrontarlas.

Racionaliza tus emociones: estas no son ni buenas, ni malas. Son tus emociones. No se trata de que las elimines, sino de que las controles, porque cuando no lo haces, tu dinero se va a ir con ellas. Y para que lo pongas a producir, necesitas retenerlo. Por eso tienes que mantener a raya tus emociones.

Gasta con la razón, no con la emoción: antes de que compres algo, piensa en qué pasaría si no lo hicieras. ¿Sería algo grave? Si no es así, entonces déjalo pasar. Ahí estás pensando con el cerebro, no con la emoción.

No se trata de eliminar tus gustos o lujos, sino de racionalizarlos: nadie te está diciendo que no te compres algo que te gustó mucho, aunque no lo necesites en el momento. Se trata de que evalúes si es el momento, de acuerdo al estado de tus finanzas en ese instante.

Recibe más consejos útiles para controlar tus emociones y proteger tu bienestar financiero en la masterclass Finanzas emocionales, con Jaime Jaramillo.

Inspírate con otras lecturas apasionantes

WhatsApp