Si eres un adulto mayor, conoce por qué es importante que muevas y actives tu cuerpo

Aug 28 / ComfamaPro

Si eres adulto mayor o estás próximo a ser parte de esta población y quieres sentirte “como un roble”, solo hay una persona que lo puede hacer posible: tú mismo. Es cuestión de tener la actitud y la perseverancia para conseguirlo.

Noel, un usuario puertorriqueño de 74 años que protagoniza la práctica Entrenamiento para el adulto mayor, disponible en ComfamaPro gracias a la alianza de plataformas con Smartfit, recuerda que a sus 61 años sentía dolores y achaques en todo el cuerpo, pero cuando comenzó a hacer ejercicio “todos desaparecieron”, y hoy se siente fuerte y “como de quince años”.

Juan David Ruiz, el entrenador que orienta la práctica, pone a Noel como ejemplo para aquellas personas que, siendo mucho menores que él, se excusan en la edad para no hacer ejercicio, con los efectos que esto podría tener más adelante para su cuerpo.

“Todo el mundo lo puede si lo quiere hacer. Cuando dejo de entrenar por una o dos semanas, vuelven los dolores”, cuenta Noel. Correr, saltar, caminar, montar en bicicleta o simplemente mover el cuerpo por algunos minutos hacen la diferencia. Quedarse quieto no es una opción y hay razones para pensar de esa forma.

La importancia de la actividad física en los adultos mayores

Además de hacerlos sentir activos y fuertes, la actividad física tiene muchos beneficios físicos y mentales para los adultos mayores. El Instituto Nacional de Envejecimiento de los Estados Unidos los enumera de la siguiente forma:
● Conservar y mejorar su fuerza para que pueda mantenerse independiente.
● Tener más energía para hacer las cosas que quiere hacer y reducir la fatiga.
● Mejorar su equilibrio y reducir el riesgo de tener caídas y lesiones relacionadas.
● Controlar y prevenir algunas enfermedades como la artritis, las enfermedades cardíacas, los accidentes cerebrovasculares, la diabetes tipo 2, la osteoporosis y ocho tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de seno (mama) y de colon.
● Dormir mejor.
● Reducir los niveles de estrés y ansiedad.
● Alcanzar o mantener un peso saludable y reducir el riesgo de aumento de peso excesivo.
● Controlar su presión arterial.
● Posiblemente mejorar o mantener algunos aspectos de la función cognitiva, como su capacidad para cambiar rápidamente entre tareas o planificar una actividad.
● Mejorar su estado de ánimo y reducir los sentimientos de depresión.  

Los beneficios también se extienden al manejo de las emociones. Dice el Instituto Nacional de Envejecimiento que hacer ejercicio puede ser una de las mejores maneras de combatir estados de depresión, ansiedad o estrés.

Únete a la tropa de usuarios que desean transformar su vida (sí, siempre hay tiempo de hacerlo, no importa la edad) y darle un giro a sus hábitos. Tu cuerpo te lo agradecerá.

WhatsApp