¿Se puede construir comunidad, generar apropiación cultural y hacer una transformación social desde un género musical?

Aug 8 / ComfamaPro

Ser británico de raza negra durante las décadas de los cincuenta y sesenta del siglo pasado fue una suerte de experimento social para miles de jóvenes que nacieron y se criaron en esa nación en ese periodo, pues en la búsqueda de su identidad y su tribu se refugiaron en la música como una manera, tal vez la única, de hallar la información y la inspiración que necesitaban.

Esto fue así por el sistema de clases que impera desde hace siglos en el Reino Unido, y que en esa época hacía que los jóvenes de raza negra y las poblaciones más vulnerables y con menores ingresos económicos tuvieran que buscar y generar sus propios medios de expresión y de identidad. Ese fue el caso de Don Letts, el director de cine y músico nacido en Londres, quien lo cuenta en la Conversación Música, contracultura y resistencia, que sostuvo con ComfamaPro y que está disponible para ti con tu suscripción.

Producto de esa búsqueda que hicieron miles de jóvenes, y de la explosión de diferentes estilos subculturales, fue que durante esa época surgieron no solo varios de los más reconocidos músicos y agrupaciones de origen británico que se convirtieron en íconos culturales en su territorio y en el mundo entero, sino también varias de las comunidades, apropiaciones culturales y transformaciones sociales que se expandieron por distintos continentes, como los teddy boys, mods, soul boys, punks, ravers, entre otras.

¿Puede la música hacerte cambiar tus opiniones?

En la conversación, Don Letts recuerda que durante su transición de niño a joven y luego a adulto, la música fue clave para su proceso personal con el que trataba de cambiar su forma de pensar, más que cambiar, por ejemplo, de zapatos.

“La gente olvida que la música tiene el potencial de ser una herramienta para generar cambios genuinos tanto personales como sociales. De hecho, me cambió a mi. Hoy hay música que se utiliza sólo para incentivar el consumo masivo, pero yo crecí con una música que trataba de hacerte cambiar de opinión”, cuenta Don Letts.

Ahora, a pesar de ser épocas diferentes, Don Letts está convencido de que la música sigue teniendo ese potencial de generar apropiaciones culturales, de construir comunidades y de propiciar transformaciones sociales. “En el siglo XXI los jóvenes tienen muchas maneras diferentes de expresarse, y muchos están diciendo lo que quieren por medio de la música, porque entienden que es poderosa”, afirma.

La integración que Don Letts promovió entre el punk y el reggae, además de los elementos que estaban inmersos entre dos géneros que tenían mucha distancia entre sí, también creó una mentalidad abierta y otras formas de hacer música, con experimentos sonoros que incluso trascendieron a elementos sociales de cada cultura, lo cual demuestra el poder que tiene la música de propiciar estos movimientos.

Este músico, además de ser ganador del premio Grammy en 2003, fue uno de los precursores del movimiento punk en el Reino Unido, si bien sus comienzos fueron en el reggae. También tuvo mucho que ver en la integración de las subculturas pop y jamaiquina en su país. Te invitamos a ver la conversación completa que sostuvo con ComfamaPro y a profundizar en sus reflexiones sobre música, contracultura y resistencia.

WhatsApp