Gestiona tus emociones para que mejores tus finanzas personales

Nov 10 / ComfamaPro

Si no sabes para dónde se van tus ingresos, andas sin un peso en el bolsillo y tienes una cantidad de cuentas pendientes por pagar que te asfixian, es un buen momento para revisar cómo estás gestionando tus emociones.

Muchas de las decisiones financieras que tomas cada día están motivadas por tu estado de ánimo. Si te cuesta controlarte y llevar buenos hábitos con el manejo que le das a tu dinero, no te angusties: Fabián Reales y Carolina Restrepo, mentores de las microcápsulas Emociones y finanzas: 10 tips para gestionarlas, dicen que es algo muy común que nos pasa a todos en algún momento.

El problema se agrava, señala Carolina, es que aún cuando sabemos que hay decisiones financieras que no nos convienen, las seguimos tomando y no hacemos una pausa para reflexionar sobre el porqué.

“El 80 % de las decisiones financieras recaen sobre las emociones. Si no las controlas y las gestionas de forma adecuada, estas controlarán tu dinero”.

Fabián Reales, mentor de las microcápsulas Emociones y finanzas: 10 tips para gestionarlas

¿Por qué actuamos como actuamos?

Tus emociones influencian ciertos pensamientos. ¿Has sentido aburrición y lo primero que piensas es en ir a un centro comercial a despejar tu mente? Lo que en un principio era una intención, se convierte en otra: comprar. Y un pensamiento lleva a una elección: si te encuentras un descuento, es probable que no lo quieras desaprovechar. Por tanto, lo haces efectivo y eso te da felicidad: obtuviste un producto que hace tiempo querías a un menor valor. Ahora te sientes más contento y olvidaste, por un momento, el motivo de tu bajo ánimo.

Esa sensación te genera dopamina, una sustancia que tu cuerpo produce y que está asociada con el placer. Entonces, cada vez que te sientas igual, vas a ir a comprar algo, porque sabes que te mejorará tu estado de ánimo.

  •  Tip: cuando sientas que una emoción te embarga, sea positiva o negativa, hazte consciente de esta antes de que tomes una decisión que comprometa tus finanzas. Tómate una pausa y revisa si lo que deseas comprar es necesario, y no es una consecuencia del estado de ánimo que tienes en el momento.

Aprende a decir que no

Hay quienes dicen que los mejores planes son los que no se programan, y puede tener algo de cierto, pero muchas veces esto es contraproducente con tu bolsillo si sabes que no cuentas con el dinero suficiente para aceptar la propuesta.

El miedo al qué dirán o el querer ayudar o apoyar a alguien, explica Carolina, nos lleva a decirle que sí a muchos planes o propuestas que nos hacen conocidos.

¿Algún amigo o amiga te ha dicho que está vendiendo productos de catálogo porque no tiene trabajo y decides darle tu apoyo mediante una compra? Aunque la intención es buena, hay ocasiones en las que quizás no cuentes con el dinero suficiente y, sabiendo esto, te comprometes con esa persona.

Esta es otra situación frecuente: tus amigos te dicen que salgan a comer o al cine, pero tú estabas ahorrando dinero para un proyecto personal. Sin embargo, temes que te tilden de aburrido o de antipático, y aceptas. Pero luego te arrepientes de haber aceptado, pues te gastaste la plata que supuestamente ibas a destinar a otro tema.

  • Tip: aprende a decir que no. Cambia los pensamientos que te hacen sentir miedo y culpa, y hazte consciente de que al decir que no estás decidiendo lo mejor para ti, estás poniendo por delante tu bienestar financiero.
Aprende más recomendaciones para gestionar tus emociones y controlar tus finanzas en la Microcápsulas: Emociones y finanzas: 10 tips para gestionarlas.
WhatsApp