Descubre y despierta el espíritu del Jaguar y la fuerza felina que hay en tu interior

Oct 27 / ComfamaPro

Carlos Castaño Uribe, antropólogo, arqueólogo y explorador, se hizo conocido en Colombia por ser la primera persona, en 1987, en conocer e identificar la Serranía del Chiribiquete, una exuberante reserva natural y arqueológica de nuestro país, ubicada en el corazón de la región amazónica, entre los departamentos de Guaviare y Caquetá, y que resguarda verdaderos tesoros ancestrales y una abundancia de fauna y flora que él se ha encargado de relatar y de proteger.

En sus múltiples experiencias, Carlos tuvo la oportunidad de desarrollar y ampliar el espíritu Jaguar y la “jaguaridad”, un concepto que le surgió tras conocer de cerca de una de las especies animales más emblemáticas y ancestrales de Colombia, el cual tiene muchos elementos que nos sirven a los seres humanos para lograr una mejor consciencia, en una época en la cual sí que la estamos necesitando.

En la masterclass Despierta tu espíritu jaguar, que encuentras en tu suscripción a ComfamaPro, Carlos cuenta que la “jaguaridad” es un concepto transversal a todos aquellos grupos, pueblos o personas que “están en armonía con la cosmovisión y la cosmogonía del jaguar”. Esto es clave porque define su percepción sensorial que está sintonizada con este animal que habita en las selvas, los bosques, las praderas y todos los sitios donde logra mimetizarse hasta que desea ser visto”.

¿Qué es la “jaguaridad”?

Este es un elemento estructural del pensamiento filosófico de los pueblos amerindios de América, explica Carlos, siendo curioso que todos coinciden en manifestarlo aún con las distancias que los separan y con la poca comunicación que tienen entre sí.
Hay aspectos fundamentales de la “jaguaridad” que todas las personas podemos retomar para ir imprimiendo un sello propio en el comportamiento y la percepción de la realidad.

“Para estar en armonía con la ‘jaguaridad’ es importante sentir esa presencia a través de múltiples íconos, elementos y aspectos que hacen parte de las culturas ancestrales”.

Carlos Castaño Uribe, antropólogo, arqueólogo y explorador.

Muchos de los elementos estructurales del pensamiento en aquellas comunidades indígenas de nuestro país donde se siguen realizando rituales dedicados al jaguar no solo están asociados a aspectos espirituales y religiosos, también a comportamientos de organización social; a instrumentos, procedimientos y diseños en el baile ritual; a la música y al lenguaje, en las plantas sagradas, entre otros.

Para esas comunidades, la “jaguaridad” los ilumina para mantener el flujo del equilibrio, que es uno de los elementos más singulares que estas tienen para entender la realidad y su vínculo con el hombre occidental, sobre todo en esta época en la que cada vez hay mayores desarrollos constructivos en sectores muy cercanos a los lugares que habitan.

Desde la modernidad quizás pueda ser difícil entender el concepto de la “jaguaridad”, dice Carlos, pero en la medida en que se profundiza en él van apareciendo señales por todas partes, como por ejemplo, el sombrero vueltia’o, que todos los colombianos identificamos. Este es uno de los símbolos más visibles de este concepto, pues en él se plasman diversos aspectos relacionados con la iconografía y los arreglos que están en las vueltas del sombrero.

La “jaguaridad”, en resumen, es la posibilidad de sentir esa fuerza y ese vigor que nos da este animal para ser capaces de entender la realidad, de cambiar nuestra actitud y de tomar las mejores decisiones que nos permitan sobrellevar nuestras actividades de la mejor manera.

WhatsApp