Destino emprender: traza tu propia hoja de ruta para llegar a tu meta

Nov 22 / ComfamaPro

Si todo el tiempo estás pensando en nuevas ideas de negocio y en crear empresas que cambien tu vida y las de otras personas, tienes el espíritu del emprendedor. Pero aunque le metas ganas e ilusiones, a veces cuesta, y mucho. No basta con tener una idea prometedora. Se requieren muchos pasos adicionales para concretarla, con el agravante de que, en ocasiones, cada uno de estos puede tener distintas versiones y métodos para llevarlos a cabo.

Emprender es un destino al que, para llegar, tienes muchos mapas disponibles. Y como en cualquier viaje, siempre querrás encontrar aquel que te lleve sin dar tantas vueltas y en el menor tiempo posible. ¿Cómo saber cuál es el que más te conviene?

En el curso Destino emprender, al cual puedes acceder con tu suscripción a ComfamaPro, el equipo de emprendimiento de Comfama te lleva de la mano por un recorrido que te facilita este proceso y te ayuda a concretar esa idea a la cual le has apostado.

Ideas para emprender

Destino 1: la zona de las oportunidades
Las mejores ideas de negocio surgen cuando se identifican problemas que las personas necesitan solucionar y que tú puedas ayudarles a encontrar respuestas. Por eso, ante la pregunta ¿qué necesita el mundo de ti?, identificarás muchas oportunidades que puedes aprovechar para emprender.

Ponte en los zapatos de otras personas para encontrar a tu cliente ideal. Solo así entenderás qué les puedes ofrecer con una propuesta que atienda sus necesidades. Analiza si existen otras empresas que hagan eso en lo que estás pensando, y si es así, cómo lo hacen y cómo podrías diferenciarte de ellas.

Destino 2: propuesta de valor
En la segunda parada de este recorrido tendrás que revisar cuál es tu propuesta de valor, es decir, de qué forma vas a hacerte conocer en el mercado y por qué tus clientes te deben elegir por encima de la competencia.

Una manera de hacerlo es segmentando tu público. En otras palabras, es encontrar un nicho de mercado en el que puedas ser el rey y el público te prefiera a ti, o incluso en el que seas el único que ofrece ese producto o servicio que tienes como idea.

Destino 3: zona de viabilidad
Puede que tu idea te parezca genial y que confíes mucho en ella, pero ¿es viable llevarla a cabo? En este punto es importante que hagas una pausa en tu viaje y te cuestiones si tu propuesta en realidad tiene pies y cabeza, y sobre todo, que sea rentable. Nada ganas con tener una idea que crees ganadora si al llevarla al mercado no tiene acogida. Perderás tiempo, dinero y esfuerzo, y te dejará muchas frustraciones y malas experiencias. Haz cuentas, realiza análisis, mediciones y estructuras de costos.  

Destino 4: zona de la factibilidad
Cuando sepas si tu idea es viable, es momento de hacerla factible. Identifica quiénes pueden ser tus acompañantes clave que te ayudan a sobrellevar el viaje y te facilitan algunas de las tareas que requieres para conseguir tu objetivo. Socios, colaboradores, proveedores, aliados estratégicos… todos tienen algo que te puede aportar para llegar más fácil a tu destino.

Te invitamos a continuar el curso Destino emprender para que adquieras estas y otras herramientas valiosas para tu proceso como emprendedor.

WhatsApp